Cambia, todo cambia

– El proceso de las municipales se está configurando y, quizás y sobre todo después de las encuestas difundidas este fin de semana, puede estar en el punto de inflexión fundamental en este año tan electoral. Viva la democracia. Y la ciudadanía y los partidos que representan a ese porcentaje de voto que oscila entre el 60 y el 70% tendrán mucho que decir, muchos roles que jugar.

– Eso es así al menos en Andalucía y seguramente en las comunidades autónomas históricas donde no hay elecciones.  En espera de que en Septiembre sean las catalanas… eso si no hay   un nuevo cambio táctico. Y quién dice que no podrían ser también las nacionales, si tal como ha ocurrido en Gran Bretaña, la confrontación nacional, hace posible la salida política airosa para un PP en total retirada y sin un horizonte claro de recuperación económica con salarios dignos. Varios escenarios a distintas alturas, jugándose al mismo tiempo.

– Se suma a este escenario, la situación andaluza. El segundo No a Susana Díaz, la coloca, por los hechos, en la verdad absoluta: adelantó las elecciones justificando que lo hacía por ganar estabilidad y le salió mal a ella y al PSOE.

– Podemos tiene que repetir una y otra vez que su falta de estabilidad, es por haber renunciado a hacer políticas justas para la mayoría, contra las personas y favoreciendo los intereses de los bancos y los mercados financieros.

– Y también se juega el terreno de la correlación de fuerzas en toda España. En comunidades autónomas y ayuntamientos muy significativos: Madrid, Barcelona, Aragón, Sevilla, Cádiz, Asturias,….

– Y ese escenario, junto al catalán – estatal, puede hacer que Podemos deje de ser una fuerza necesaria para la conformación de mayorías de gobierno, que sea relegada a una posición donde las sumas del bipartidismo tradicional más el nuevo bisagrismo que representa Ciudadanos, se quede en lo que Pudimos, y no en lo que Podemos.

– En ese escenario, podría parecer que todo apunta a que en varios niveles y visiones dentro de Podemos, son conscientes del riesgo que supone no salir reforzados en la noche del 24 de mayo, en todos y cada uno de los frentes electorales. Pensamos que al menos tendría que darse en las grandes ciudades y en los pueblos en los que la organización lleva activa desde un principio, lugares donde caben menos dudas del arribismo y falta de control democrático, razón que se daba en Octubre para no darse a pelear en las elecciones municipales. Esta es una cuestión fundamental de la hegemonía. Entendemos que esta hegemonía hay que plasmarla no sólo en las nuevas formas de hacer política, que ya casi todos los partidos han asumido como propias. Hablamos de la posibilidad real de hacer que la práctica política ya sea distinta, que sea para los de abajo, de verdad. Si se perciben demasiados tacticismos, por sí solos ya generan dudas internas y externas. Dudas que hacen perder los tiempos necesarios para ser contundentemente hegemónicos.

– ¿Tensar la situación en Andalucía podría ser una cuestión deseable para promover una “Andalucía en Común” para la próxima contienda electoral? Confrontar un Frente Ciudadano y Popular, ante unos nacionalismos burgueses, sean Catalanes o Castellanos… Se trata de hacer visible la idea de una Andalucía Unida, no de una Andalucía Sometida… a la banca y a los mercados.

– Y ni el escenario andaluz, ni la nueva fuerza emergente del neosistema, se tenían contemplados en los documentos políticos aprobados por Podemos en la Asamblea Estatal “Sí Se Puede”. Jugar un partido y ganarlo requiere repliegues, enroques, mover el banquillo y contratacar con una nueva táctica a la altura de las circunstancias… Es incluso posible haber planteado con posterioridad que se reinterpretara la decisión y haber dado una posibilidad explícita a que Podemos se presentara a las municipales con su marca, controlando directamente el proceso y facilitando espacios de confluencia.

– Es por ello, que se hace más que necesaria una visibilización de todos los niveles, todas las corrientes, sin dudas ni temores a lo orgánico, pues el partido, el que se juega en las urnas, está en ocupar posiciones en todas las instituciones, y ser lo más beligerantes con el nuevo período que el régimen está implantando.

– Del bipartidismo al bisagrismo.

– Todo cambia, todo cambia, hasta los diagnósticos de ventana de oportunidad, y de cómo viran hacia los de la ventana que se cierra. Bisagras.

Fernando Cobos Becerra, Portavoz de Podemos del Círculo Municipal de Huelva y Candidato nº7 en la lista a las elecciones municipales “Participa Huelva”.

Graci López, Secretaria General de Podemos Torremolinos.ayto